La endodoncia consiste en la eliminación de los nervios y demás tejidos que están dentro del diente (en la corona y sus raíces). Es lo que se conoce comúnmente como “matar el nervio”.

 

Se realiza introduciendo una serie de limas de menor a mayor grosor que van limpiando los conductos donde se aloja el nervio, a la vez que le dan una forma adecuada que facilite su posterior relleno .

Dependiendo del diente a tratar nos encontraremos con 1, 2, 3 ó más conductos.

Se suele realizar en dos sesiones: por regla general se hace la eliminación de todo el nervio afectado de los conductos y su posterior relleno en la primera cita, dejando una obturación provisional en la cavidad del diente. En la siguiente cita se quita el provisional y se reconstruye el diente.

Si va a necesitar corona (funda), en esa segunda cita se lima el diente y se toman las medidas para realizarla.

Idealmente, y siempre que sea conveniente, después de una endodoncia se debe colocar una funda de recubrimiento sobre el diente, ya que éste queda más frágil tras su desvitalización.

Tras una Endodoncia es normal:

[list style=”arrow”]

  • Tener molestias en el diente y al masticar los  primeros días. Se puede evitar tomando alimentos blandos y algún analgésico común: por ejemplo, Ibuprofeno 600mg, Paracetamol 1gr, Enantyum 25mg.
  • Que se caiga parte del empaste provisional.
  • Que del diente salgan sabores desagradables: son parte de la medicación que en ocasiones se deja dentro (cuando se dejan los conductos sin rellenar el primer día)
  • Que el diente tenga ligera movilidad (mayor de lo normal). Esto es debido a la pérdida de soporte óseo e inflamación del ligamento de unión producida por la infección.
  • Es posible, aunque no es lo frecuente, que cause un gran dolor incontrolable incluso con analgésicos. Y a veces también puede producirse una hinchazón exagerada de la zona cercana al diente, en cuyo caso habrá que tomar medicación antibiótica, siempre prescrita por su dentista.

[/list]

 ¿Cuál es la supervivencia de un diente endodonciado?

Las estadísticas indican que la vida media de un diente endodonciado es de unos 10 años.

El tiempo de supervivencia estará condicionado directamente por la cantidad de destrucción del diente endodonciado (y su posterior reconstrucción), del tamaño de la infección previa (mancha oscura de la radiografía), de sus hábitos de higiene, de la presencia de parafunciones como el Bruxismo (apretamiento y/o rechinamiento de dientes), etc.

¿Puede doler un diente endodonciado?

, en determinadas circunstancias, aunque no es lo frecuente.

El diente endodonciado pierde para siempre la sensibilidad (no nota los cambios de temperatura, ni el dulce, por ejemplo), pero sigue estando rodeado de hueso y ligamento que sí tienen inervación. Si la infección del diente persiste o se reactiva por alguna razón al cabo de unos años tras la endodoncia el diente puede volver a doler.

 



 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Cuando clique en "aceptar" desaparecerá este mensaje ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir Chat
Toc, toc. ¿Chateamos?
¡Qué alegría verte por aquí!
¿Chateamos?